¿VENDO O ESPERO?

03/05/2021 Institucionales

Cada vez son más frecuentes las consultas que recibimos respecto de si es momento de vender o es mejor esperar a que las propiedades recuperen su valor.

Entendemos que esta pregunta surge de partir el análisis de haber comprado una propiedad en
otro ciclo económico, cuando las propiedades en dólares tenían un valor superior a que hoy
tienen.
No se si podremos hacer prognosis con los resultados de años anteriores, pero, a lo mejor, pueda
ayudarnos a tomar la decisión de si vender o no.
Para hacer un análisis tomaremos el valor promedio de un metro cuadrado de un departamento a
estrenar en zona macrocentro R1. Tomamos esta referencia entendiendo que es un producto
estándar que nos permite analizar el valor relativo de los inmuebles en los últimos años y no una
casa que no nos permitirá estandarizar por motivos de la variedad de calidad, ubicaciones, metros
construidos y cambios de tendencias.
Haciendo un análisis notamos que el año 2011 el precio promedio de un metro cuadrado fue unos
u$s1900. En ciclo económico en el que el PBI per cápita fue de u$s12.848.
En el año 2016 el precio del metro cuadrado promedió lu$s1600. El PBI per cápita de este año fue
u$s12.790.
Hoy 2021 el precio promedio de un metro cuadrado oscila entre los u$s1300 y los u$s11000.
Tengamos en cuenta que el PBI per cápita de 2020 fue de u$s8433 y este año, pasado ya el primer
cuatrimestre, la economía no ha dado muestras de una fuerte recuperación y el dólar blue ha
devaluado más de un 10% de su valor de inicio de año.
Así, cuesta mucho entender que, si yo compré mi departamento, allá por 2011, a u$s1900 el
metro cuadrado como podría hoy valer u$s1200. Más allá de los cambios de tendencia y de la
cantidad de la oferta, las principales razones para comprender la baja de los valores son las
siguientes:
1.-Las devaluaciones de los últimos años que tengamos en cuenta que no solo producen efectos
en los bienes inmuebles sino en casi todos los bienes de uso y de cambio de la economía nacional.
2.- El costo de construcción en 2020 cotizó a un 40% de su valor histórico.
3.- Evolución de los ciclos económicos y PBI per cápita de los últimos 10 años.

La tendencia de los números debería plantear la inquietud de para qué seguir postergando la
venta.
Más allá de lo numérico, al momento de tomar la decisión de venta lo más importante es saber es
para qué vendo, es decir que voy a hacer con el producido de la venta. Si vendo para hacerme de
liquidez entonces el momento debería ser hoy. Si vendo para construir debería aprovechar los
bajos costos de construcción en dólares. Si vendo para comprar otra propiedad, antes de salir a
vender, debería hacer un análisis competitivo de mercado de mi propiedad, esto es compararla
con otros inmuebles que compiten hoy en el mercado con la mía. Producto de los bruscos
movimientos económicos por los que pasamos el año pasado una gran porción de los precios que
hoy se publican de las propiedades se encuentran fuera de su valor de equilibrio. Y es que en este
momento es difícil establecer un parámetro objetivo de una propiedad por sí mismo, hay mucha
disparidad en los precios que se piden por las propiedades. Hoy resulta necesario recurrir a la
ayuda profesional de una inmobiliaria que nos permita poner los pies sobre la tierra y nos dé un
análisis de los precios de las propiedades vendidas y no las que están en oferta. De allí, una vez
que sepa con certeza cuanto puedo obtener por mi propiedad podré tomar la decisión de vender
para comprar.